Etiquetas

, , , , ,

Cuando la pregunta flotó etérea y frágil; cuando dejó al fin tus labios, simiente de sueños y poemas; cuando voló libre de los años cautiva, suave y tímida hasta mí; tú, dejaste de ser tú. Supe en ese precioso instante que al acabar yo mi sentencia, nosotros jamás volveríamos a ser nosotros. Agonicé, entonces, pretéritas sílabas y abandoné contigo mi existencia harta conocida.
La respuesta, recuerdo, la pronunció alguien distinta a la interrogada, y se dirigió para siempre a otro que ya no es el que preguntó en primera instancia.

B. J. LEWIS